Gestión de stock en tiendas online

Gestión de stock en tiendas online

Una vez decidimos emprender un negocio por internet, van surgiendo dudas a medida que el proyecto avanza. Una de las más comunes es cuál es el gestión de stock adecuado en una tienda online. Si además, no tenemos experiencia previa en comercio electrónico y desconocemos qué productos de los que vamos a ofrecer al usuario son los que tienen más salida, el nivel de incertidumbre crece.

Depende de muchos factores. Una buena alternativa es trabajar con proveedores que nos permitan trabajar bajo pedido. Cuando se produzca una venta a través de nuestra tienda online, podremos comunicárselo a nuestro proveedor/distribuidor y bien, que nos mande a nosotros el artículo, y nos  ocupamos del embalaje, presentación, etc, o que directamente el producto sea enviado al consumidor, con lo que el tiempo desde que se realiza el pedido hasta que se recepciona la mercancía disminuye, además de ahorrarnos un porte.

Debemos prever el tiempo que tardaremos desde que el cliente formaliza el pedido (con el pago) hasta que lo recibe en el domicilio indicado. Un plazo razonable, siempre que el producto esté en stock es de 48  horas (siempre depende de la zona a la que realizamos el envío). Si por cualquier motivo, no fuese posible enviar el producto en el plazo indicado, debemos avisar a nuestro cliente. Si la causa fuese rotura de stock (que nuestro proveedor no tenga disponible el producto y por consiguiente los plazos de entrega aumentan considerablemente), podemos ofrecer varias alternativas:

  • Ofrecer a nuestro cliente un producto de similares características para que realice el cambio.
  • Entregar primero el resto del pedido, y una vez recibido el producto en cuestión enviarlo por mensajería urgente.

En cualquier caso, es el cliente quien debe decidir si desea esperar más tiempo del inicialmente previsto para la recepción de su pedido. Aunque podamos perder una venta, quizás fidelicemos un cliente si somos honestos y planteamos de manera razonable nuestros imprevistos.

Una vez pasado el periodo inicial, ya conocemos en parte nuestro negocio, y sabemos cuáles son los productos más demandados, es la hora de hacernos con un stock, sobre todo, para ahorrar costes de transporte, dar nuestro toque especial a nuestros envíos, etc.

  • En primer lugar debemos conocer cuánto tiempo tarda nuestro preveedor en servirnos el material, de esta forma, podremos tener un stock de más o menos volumen.
  • Stock mínimo que debemos tener, para abastecer a nuestros clientes, después de haber planificado la demanda, con los datos obtenidos en nuestro periodo inicial y comparando con negocios de similares características.
  • Rappels, dependiendo del volumen de compras, podremos recibir un descuento, lo que nos da la posibilidad de ser más competitivos en el precio y obtener una mayor rentabilidad.

Si tenemos un stock inicial, del cual no ha habido movimiento, una buena manera de darle salida es a través de una venta del mismo a coste de saldo, nos serviría para dejar sitio a productos que realmente sí tienen salida, y para darnos a conocer.

Cada tienda online, dependiendo de la demanda, necesitará un stock diferente. Depende de muchos factores, como tipo de producto, y forma de trabajar en nuestro negocio. Una misma tienda online que venda productos similares, pueden tener diferentes productos estrella. Esto es debido al precio, presentación de los productos, textos, cómo trabajamos el posicionamiento …. Para tiendas distintas con distintas posibilidades, necesitamos un stock diferente.

Con respecto al transporte, debemos tener varios factores en cuenta:

  • ¿Cómo repercutiremos el precio en nuestro cliente? Hay ocasiones en las que decidimos incluir el precio en el producto, pero si el cliente decide comprar más de uno, estamos repercutiendo el precio del porte en cada artículo, y seguramente el precio final no sería competitivo. Una buena respuesta es portes pagados a partir de un determinado importe.
  • Dar la posibilidad de elegir al cliente si queremos mensajería normal, con el tiempo máximo que hemos establecido, o si queremos un porte express, con otro precio distinto.

Cuando elegimos a la empresa de transporte con la que trabajaremos, debemos de tener en cuenta:

  1. Tarifas: debe de ser un precio competitivo.
  2. Recogida de mercancía directamente en nuestra empresa.
  3. Que tenga un departamento de atención al cliente.
  4. Que exista un número de expedición con el que podamos hacer el seguimiento del pedido en todo momento.
  5. Albaranes de entrega firmados por el receptor.
  6. Que nos den la posibilidad de generar etiquetas automáticamente para agilizar el proceso.

Estos sólo son algunos de los factores que os recomendamos tengáis en cuenta a la hora de contratar los servicios de mensajería.

Siempre, tener en lugar visible portes, precio del mismo y tiempo para la recepción del pedido.

La entrega del pedido es el único momento en el que estaremos en contacto con nuestro cliente. Debemos ser impecables en la entrega, empaquetado, seguimiento, presentación, puntualidad. Por esta razón, debemos hacer todo lo posible por que la relación calidad precio en la misma, sea la acertada.

Pin It on Pinterest

Share This